METEORITO EN ENTRE RIOS

Fuente: AEA

Descubren nuevo planea extra solar similar a la Tierra

Buenos Aires, 9 de abril (Télam).- Un nuevo planeta extrasolar, situado en la constelación de Leo, de consistencia rocosa como la Tierra y por tanto susceptible de albergar vida, fue descubierto por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España.

En una conferencia de prensa, los científicos detallaron hoy las características del exoplaneta, que podría ser el más pequeño descubierto hasta el momento.

El cuerpo celeste fue bautizado como GJ 436c, porque orbita en torno a la estrella GJ 436 del catálogo de Gliese y Jahreiss, en el que figuran todos los fenómenos estelares conocidos.

El GJ 436c, que está situado en Leo a 30 años luz de la Tierra, tarda 5,2 días terrestres en dar una vuelta a su estrella (frente a los 365 días de la Tierra), y 4,2 días en dar una vuelta sobre sí mismo, algo que la Tierra hace en 24 horas.

La combinación de ambos movimientos lleva a que un día completo del planeta suceda en 4 años planetarios, que corresponde a 22 días terrestres. Tiene cinco veces más masa que la Tierra.

El hallazgo, publicado en la revista “Astrophysical Journal Letters”, fue comentado hoy en rueda de prensa por uno de sus descubridores, el científico Ignasi Ribas, investigador del CSIC.

Ribas reveló que “en 20 años estaremos en condiciones de observar un planeta y decir si tiene o no vida”, analizando los compuestos químicos de su atmósfera.

De la investigación también tomaron parte Andreu Font (CSIC) y Jean-Philippe Beaulieu, del Institute de Astrophysique de París.

La dimensión del GJ 436c, un 50% más grande que la Tierra, y su consistencia sólida y rocosa, lo colocan entre el tipo de planetas capaces de albergar vida, algo considerado imposible en otros más grandes y de naturaleza gaseosa, como Júpiter.

La novedad, explicó Ribas, no estriba en la detección de un nuevo cuerpo fuera del sistema solar, ya que aparecen a menudo, sino en su tamaño reducido y en el método inusual empleado para detectarlo.

Para hallarlo se apeló a una simulación informática a partir de la observación de variaciones orbitales que provocaba otro planeta del mismo sistema, ya conocido, que gira también alrededor de la estrella GJ 436, pero en una órbita más cercana.

Este, de naturaleza gaseosa y 22 veces más grande que la Tierra, fue descubierto en 2004 por un equipo estadounidense pero entonces no producía lo que se conoce como tránsitos, es decir, el paso por delante del ángulo de visión entre la estrella y la Tierra, que permite a los científicos detectar al planeta.

Tres años después expertos suizos detectaron estos tránsitos, lo que implicaba que la órbita del planeta había cambiado en ese breve espacio de tiempo y dedujeron que tales perturbaciones podían deberse a la presencia cercana de otro, que es el que acaban de identificar los científicos españoles.

Lo dicho, unido a su rara trayectoria elíptica, llevó al equipo que dirige Ribas a simular modelos astronómicos por ordenador, a través de los cuales concluyeron la existencia del nuevo planeta como única explicación a sus cambios orbitales.

Los exoplanetas suelen atisbarse por el ensombrecimiento momentáneo que provocan en el campo de luz de su estrella nodriza, sin embargo ésta es la primera vez que se captura uno por los cambios suscitados en otro planeta próximo.

Gracias a esta técnica de detección de planetas, Ribas auguró que “a corto plazo, vamos a ser capaces de ver planetas todavía más pequeños, y en principio saldrá una fauna impresionante de planetas de distintos tamaños y de distintas órbitas”.

“Estamos a quizás no mucho tiempo, un par de décadas, de ser capaces de detectar vida en otros planetas” a través del análisis de la composición química de su atmósfera mediante biomarcadores, agregó.

“En la Tierra existen compuestos en la atmósfera que no podrían existir sin que la vida los pusiera ahí continuamente, como por ejemplo el metano, el ozono y el oxígeno”, explicó el científico español. (Télam)

Cayó un meteorito en la provincia de Entre Ríos

Cerca de las 22, una bola de fuego se estrelló en un campo. El objeto fue visto desde varios partidos bonaerenses. Desde el Observatorio Oro Verde confirmaron en Radio 10 que aún no lo encontraron

Un bólido iluminó anoche el cielo de Entre Ríos e impactó presumiblemente en su centro provincial, provocando un gran estruendo y haciendo temblar la tierra varios kilómetros a la redonda, según testimonios coincidentes.

El fenómeno se produjo a las 22:03, según registró la Asociación Entrerriana de Astronomía (AEA) con sede en Paraná, formada por astrónomos aficionados.

A esa hora, “fue avistado sobre el cielo de Paraná y otras localidades un objeto sumamente luminoso dirigiéndose hacia el este y con una trayectoria bastante oblicua“, reportó la entidad en su página electrónica.

Vi pasar durante 3 ó 4 segundos un objeto en llamas que cambiaban de color hasta hacerse azules cuando se aproximaba a la superficie“, relató Milton Blumhagen, un estudiante de agronomía de 22 años, miembro de la entidad. En tanto, Anselmo Rolón, vecino de San Salvador, aseguró en C5N que vio “una gran bola de fuego, seguida por una cola, como una estrella fugaz”.

Con base en testimonios como estos, la AEA estimó que el objeto “habría caído en una zona ubicada entre las ciudades de San Salvador y Villaguay, en el centro geográfico de la provincia”, a unos 200 kilómetros al este de Paraná. Rolón, por su parte, afirmó que los habitantes de su ciudad estiman que el meteorito habría tocado tierra en una estancia de nombre La Paulina.

Una fuente de los Bomberos de Villaguay informó que indicios del impacto, tales como un resplandor, un estruendo y vibraciones, se reportaron “hacia el lado de Villa Domínguez”, ubicada a 20 kilómetros de esa ciudad.

Mariano Peter, coordinador de la AEA, informó que la entidad despachó a las 2 de hoy una expedición con cuatro de sus integrantes en busca del punto de impacto, que otros testimonios ubicaban entre el arroyo Barú y Villa Clara, al este de Villaguay.

Peter, un estudiante de abogacía de 29 años que se dedica a la astronomía desde los 15, dijo que los indicios hablan de un bólido de tamaño inusual. En ese sentido, confirmó en Radio 10: “Puede llegar a tener el tamaño de un auto”, y que este tipo de objetos alcanza una velocidad de entre 80 mil y 200 mil kilómetros por hora.

El resplandor fue muy intenso, tanto que fue avistado desde el mismo centro de la ciudad de Paraná“, dijo.

El experto recordó que a mediados de 2007 hubo un fenómeno similar, una mañana muy temprano, cuyo destello pudo verse en Entre Ríos, Buenos Aires, Santa Fe y Uruguay. Pero el bólido que lo provocó se incineró en la atmósfera y no llegó a impactar en la superficie de la Tierra.

Por su parte, según le comunicó a C5N Marité Pérez de una radio de Lima, del partido de Zárate, la bola de fuego fue divisada cerca del parque industrial de Zárate, al tiempo que desató el miedo en los habitantes de la zona por la cercanía a dos centrales nucleares.

Acuerdo sobre el programa de reducción de gases antes de fin de 2009

BANGKOK (AFP) — Más de 160 países alcanzaron el viernes un acuerdo en Bangkok sobre un ambicioso programa de trabajo para lograr antes de fines de 2009 un nuevo acuerdo mundial sobre la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Al cabo de cinco días de reuniones, los participantes en la conferencia de Bangkok acordaron tres reuniones más para el año en curso para abordar la deforestación, la financiación para luchar contra el cambio climático y una controvertida propuesta japonesa sobre las obligaciones medioambientales de las industrias.

La declaración de Bangkok propone además cuatro conferencias para el próximo año con una duración de ocho semanas, pues el objetivo es lograr un acuerdo mundial sobre la reducción de los gases de efecto invernadero, que debería reemplazar el Protocolo de Kioto, cuyos primeros compromisos vencen en 2012.

Los Estados firmantes del Protocolo de Kioto, reunidos bajo los auspicios de las Naciones Unidas en Tailandia, por primera vez desde diciembre pasado tras la conferencia de Bali, también aprobaron por consenso una declaración que promete examinar la manera de limitar y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero emitidas a la atmósfera por aviones y barcos.

La industria del transporte mundial es responsable de cerca del 3% de las emisiones de gases de efecto invernadero. Aún así los viajes aéreos y marítimos habían sido excluidos de las reducciones de emisiones contaminantes prometidas por los países industrializados en el marco del Protocolo de Kioto.

Ahora, la comunidad internacional debe alcanzar, antes de fines de 2009, un nuevo acuerdo mundial que tome el relevo del Protocolo de Kioto.

Los participantes en la reunión de Bangkok se esforzaron durante cinco días por atenuar sus divergencias, que ya estuvieron a punto de hacer fracasar la conferencia de Bali. La declaración de Bangkok indica que los firmantes de Kioto examinarán “cómo pueden ser utilizados los métodos para limitar o reducir las emisiones contaminantes como un medio para alcanzar sus objetivos”.

Noruega y la Unión Europea (UE) lideraron los llamamientos para incluir al sector de transportes en los objetivos de reducción de emisiones de gases contaminantes en un acuerdo mundial. Defensores del medioambiente indicaron no obstante que algunos países, como Singapur o Australia, habían intentado aligerar la declaración sugiriendo que la industria del transporte debía regularse a sí misma.

Los grupos ecologistas saludaron el texto aunque deploraron su contenido bastante vago y el hecho de que no diga explícitamente que el sector del transporte será incluido en cualquier acuerdo obligatorio. “La buena noticia, es que figura, pero la mala, es el lenguaje (…) que ofrece margen de interpretación”, explicó Marcelo Furtado de Greenpeace Brasil. “Ahora, lo que debemos hacer, es estar atentos a la forma en que esto se desarrolle”, añadió.

Por otra parte, algunas divergencias aparecieron a raíz de una propuesta japonesa de celebrar negociaciones para un “acercamiento sectorial” que permitiría juzgar a cada industria en función de sus obligaciones medioambientales.

Los países en desarrollo temen que eso coloque a los países industrializados en una mejor posición para cumplir los compromisos de Kioto y que ello sea una manera disfrazada de obligar legalmente a los países pobres a reducir sus propias emisiones. “La propuesta japonesa es el principal obstáculo”, estimó Daniel Mittler, consejero de Greenpeace Internacional.

La grabación más antigua del mundo

Un equipo de investigadores estadounidenses descubrió en París, Francia, una grabación hecha hace casi 150 años de una canción popular.

La grabación, realizada por el francés Eduard-Leon Scott de Martinville, es anterior por casi dos décadas a la primera del estadounidense Thomas Alba Edison, considerado hasta ahora como el inventor del sonido grabado.

Se trata de la canción anónima “Au clair de la lune” (“A la luz de la luna”), del siglo XVIII, que comienza:

Au clair de la lune, mon ami Pierrot / A la luz de la luna, mi amigo Pierrot
Prête-moi ta plume, pour écrire un mot. / Préstame tu pluma, para escribir una palabra.
Ma chandelle est morte, je n’ai plus de feu. / Mi vela está apagada, ya no tengo fuego.
Ouvre-moi ta porte, pour l’amour de Dieu. / Ábreme tu puerta, por amor de Dios.

La melodía es prácticamente irreconocible en la grabación recién descubierta, pero no se debe olvidar que se grabó el 9 de abril de 1860, en un equipo que, curiosamente, estaba muy relacionado con la letra de la propia canción

01.jpg

A Edouard-Leon Scott de Martinville se le ocurrió convertir las ondas sonoras en marcas sobre una hoja de papel, oscurecidas por el humo de una lámpara de aceite.

El inventor llamó a su máquina “fonoautógrafo” y lo patentó en 1857.

Au clair de la lune, Pierrot répondit / A la luz de la luna, Pierrot respondió
Je n’ai pas de plume, je suis dans mon lit. / No tengo pluma, estoy en la cama.
Va chez la voisine, je crois qu’elle y est / Ve a casa de la vecina, creo que está ahí
Car dans sa cuisine, on bat le briquet. / Porque en su cocina, están prendiendo el fuego.

“Fonograma”

La grabación, de diez segundos de duración, se hizo 17 años antes de que Thomas Alba Edison lograra reproducir sonidos de un coro de George Frideric Handel en su famoso fonógrafo.

ver nota completa