hubble cumple 18 años

Vigía del Universo
El Telescopio Espacial Hubble ya está grande. Ayer cumplió la mayoría de edad y Futuro se suma a los festejos por sus 18 años. Años en los que este “ojo tecnológico” recorrió nuestro Sistema Solar tomando fotos (no deformadas por la atmósfera) de planetas, galaxias y estrellas de todo tipo, tamaño y color, capturando el tiempo y el espacio, sintetizando en unos megapíxeles la inmensidad del universo.

Por Mariano Ribas

Sin que lo notemos, allí arriba, por encima de la atmósfera, un cilindro plateado apunta desafiante al abismo negro del cosmos. Es una máquina extraordinaria que ha revolucionado nuestro conocimiento del todo. Un súper ojo que cada 97 minutos completa una órbita alrededor de la Tierra.

Y que, vaya número, ya ha dado casi 100 mil vueltas, desde aquella mañana del 25 de abril de 1990, cuando fue liberado desde la bodega de carga de un transbordador espacial. El Telescopio Espacial Hubble acaba de cumplir 18 años. Y vamos a celebrarlo, repasando la historia, los descubrimientos y algunas de las imágenes más memorables del vigía del universo.
LA IDEA

Lo primero es lo primero: ¿para qué tomarse el difícil trabajo de llevar un telescopio al espacio? Al fin de cuentas, los telescopios terrestres parecen trabajar bastante bien. Sin embargo, desde los tiempos de Galileo, las máquinas para mirar lejos han tenido una impiadosa y fatal enemiga: nuestra atmósfera, ese grueso manto de aire que entorpece el camino de la luz, estropeando la calidad de las imágenes de planetas, cúmulos estelares, nebulosas y galaxias.

Sin ir más lejos, es por culpa de la atmósfera que las estrellas titilan en nuestros cielos. Por eso, gambetear a la atmósfera es la mejor estrategia para mirar bien el universo. Así fue como a fines de los años ’60, en la NASA comenzó a rodar la idea de poner un telescopio espacial en la órbita terrestre.

Eran tiempos en que las primeras naves interplanetarias se acercaban tímidamente a la Luna, Marte y Venus.

Y aquellos astronautas pioneros daban los primeros paseos por el espacio cercano, preparando el terreno para el alunizaje del Apolo 11. Ya a comienzos de los ’70, el asunto fue tomando forma y color, y en las oficinas de la agencia espacial norteamericana empezaron a circular borradores que hablaban del Large Space Telescope (“Gran Telescopio Espacial”).

Finalmente, en 1977, la NASA, con una manito de la ESA (la sigla de la Agencia Espacial Europea), inició la construcción del telescopio que todos los astrónomos veían en sus sueños. Lamentablemente, y por razones técnicas, presupuestarias y hasta burocráticas, el telescopio espacial recién estuvo listo en 1990.

nota completa en pagina 12

Un comentario en “hubble cumple 18 años”

  1. A la noche ves las estrellas que este1n en el lado oeuspto del Sol. Imaginate que el cielo es como una burjuja. Una esfera que rodea a la Tierra. El Sol opaca la luz de las estrellas que se encuentran detre1s de e9l debido a la dispersif3n de la luz solar en nuestra atmf3sfera. Sin embargo, si retire1ramos la atmf3sfera, las estrellas estaredan ahed mismo.Por eso, cuando hay un eclipse total de Sol se pueden ver algunas estrellas brillantes que de otra manera seredan invisibles.La Tierra rota sobre sed misma produciendo los dedas. Por eso el Sol aparece por el este y se pone al oeste. En realidad es la Tierra la que se mueve. El Sol simplemente este1 alled y lo vemos pasar de acuerdo a nuestra perspectiva.Cuando se pone debajo del horizonte este1 me1s al oeste o este (de acuerdo donde estemos) y es de deda en otras regiones de la Tierra.Imaginate ahora que la Tierra tambie9n se mueve alrededor del Sol en una f3rbita que dura lo que dura el af1o. Imaginate que me1s alle1 de esa f3rbita hay como una “pared” con puntitos. Mientras nos movemos a lo largo de esa f3rbita, cada noche los puntitos se van corriendo porque vamos “paseando con la Tierra” y el paisaje de fondo cambia.Por ejemplo, las famosas Tres Maredas (que corresponden al cinturf3n de la constelacif3n de Orif3n) son visibles en la noche del verano, alrededor de las 22 hs., a medida que pasan los dedas, aparecen me1s temprano en el cielo nocturno. En invierno no las vemos, porque en ese momento este1n cerca del e1rea del Sol (detre1s de e9l) y su luz no nos permite verlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *